la mayoría de nosotros queremos tener un huerto en casa,

 y comernos una fruta o verdura sembrada y cosechada en familia

  •  Estas cuestiones son muy comunes en la actualidad, por una sociedad que díariamente solo piensa en urbanizar,  pero curiosamente crece el número de personas interesadas en el cultivo de hortalizas, verduras y frutas en su hogar, prueba de esto es la gran acogida que actualmente tienen los cultivos hidropónicos interiores en todo el mundo.

La falta de espacio es la primera limitación u obstáculo a superar. LUK  Y LYRRA  nos dicen que en realidad, si existen ganas y voluntad de sembrar surgen muchas opciones y seguro que alguna de ellas se ajusta a las posibilidades de cada uno.

Hoy en día el desarrollo de un pequeño huerto es algo que se puede hacer como un hobby además es una sana y perfecta manera para estar en contacto con la naturaleza.
       

  •  El patio o el jardín de una vivienda actual

Si tienes la suerte de vivir en una casa que tenga un buen patio,  puedes reservar una parte del jardín o del patio para el cultivo de verdura y hortalizas. Además el huerto no tiene porqué perder el carácter ornamental del jardín sino que introduce un aspecto decorativo diferente. Digamos que será un jardín alterno mas verde y comestible.

  •  Terrazas y balcones

 En ellos se pueden  implementar  unas jardineras,  macetas o materas grandes y probar sembrando unos tomates, unas lechugas, unas cebollas, pimientos o hierbas aromáticas como,la yerbabuena, la albahaca, perejil, la manzanilla y orégano entre otros. Lo importante está en cambiar de orientación o alterar el lugar donde siembras contemplando muy bien el factor climático y un riego abundante y permanente.

  •  Huertos escolares

LUK  Y LYRRA    están entregando miles de sobres con semillas en todas las actividades escolares y también en las colecciones de estampitas. Muchos colegios y escuelas en todo el mundo han dado una apertura y aprobación absoluta al sistema de enseñanza aprendizaje ambientalista integral en todos los niveles educativos.

Enseñar al estudiante la importancia que hay en la acción de sembrar y de mantener un contacto mas directo y mas simbiótico con el ecosistema es urgente. Pimpi y Estrellita sostienen qu e este tema debe ser respaldado e implementado y financiado por todos los gobiernos del mundo; aquí tenemos la gran aplicación de una moraleja o refrán popular que nos dice que árbol que nace torcido no se endereza jamás. No dejemos que nuestros niños se nos tuerzan desde sus primeros años. ES URGENTE SEMBRARLES CONCIENCIIA AMBIENTAL


      Sembrar un huerto tambien trae otra grandes ventajas, veamos algunas:

 Sin ser unos expertos agrónomos u hortelanos podemos disfrutar cultivando nuestro huerto en el espacio que tengamos en el exterior de nuestras casas;. cosechando y consumiendo nuestras propias y sabrosas hortalizas o frutos. Degustar una lechuga o un tomate recién recogido de nuestro huerto puede llegar a convertirse, para algunos, en un placer casi sagrado, solemne  y místico.


Además esta afición es una terapia muy recomendable y efectiva contra el aburrimiento, la pereza y el estrés que la vida diaria nos ocasiona.
 

  • ¿Qué necesitamos y qué tenemos para hacer un huerto?

¿Disponemos del terreno ideal ? ¿de cuanto terreno podemos disponer? ¿Disponemos de agua suficiente durante todo el año? ¿De cuanto tiempo disponemos para dedicarle al huerto familiar?.  Todas estas preguntas y cuestiones se deben plantear antes de empezar. Plantearse todo esto a medio camino suele llevar al fracaso del huerto.

    Cuando decidimos aventurarnos en la experiencia de cultivar un huerto familiar en el jardín debemos tener muy claro que es un camino con retorno. Si lo probamos y no nos convence siempre podemos reconvertir el huerto nuevamente en jardín.

   La cantidad y calidad del agua de que dispongamos nos puede determinar tanto la extensión del huerto como los cultivos a desarrollar.

    El tiempo de dedicación previsto también es básico, ya que nos podemos plantear un huerto activo durante todo el año o solo en las épocas en que tengamos mayor disponibilidad.


    Estos tres factores: espacio, agua y tiempo son los que nos determinarán las medidas, los tipos de huerto y las épocas de cultivo preferente de nuestro huerto.

Se trata, pues, de encontrar nuestro huerto a nuestra justa medida, teniendo en cuenta lo dicho sobre el espacio, el tiempo y el agua disponibles.

  • Lugar y exposición: terreno, suelo y luz

En general el mejor emplazamiento para el huerto es en una parte del jardín bien soleada, bien aireada y bien drenada.

  •  Las orientaciones sur y suroeste suelen ser las mejores.

     Los emplazamientos donde hay tendencia a inundaciones o encharcamientos y donde no corre el aire son ideales para el desarrollado de enfermedades de todo tipo y para la invasión de plagas.

También cabe evitar las ubicaciones demasiado expuestas a fuertes vientos, que dañan los frutos y cosechas.

El suelo debe ser mullido y profundo, más bien fresco, de consistencia media y no muy compactada, con buena capacidad de retención de agua y excelente drenaje.

Cuando el suelo disponible se aparte de estas características podemos corregirlas mediante algunas modificaciones:

- En suelos pesados y arcillosos se aportará materia orgánica (Humus Activo ) mezclado con (Arena para gatos Clásica ) para mejorar el drenaje y la aireación del terreno.

 En suelos ligeros y arenosos, se efectuará una aportación copiosa de materia orgánica (Abono de Estiercol Enriquecido )

El sistema más práctico para evitarnos trabajos de mejora muy pesados consiste en aportar al suelo Substrato (Tierra de Hojas ), en proporción del 50%, mezclándolo con la tierra propia del terreno.

Este último caso se recomienda en huertos de pequeñas dimensiones (10-20 m2).

Todos los trabajos de preparación del terreno se deben realizar unos dos meses antes de la plantación del huerto y deben incluir una labor profunda de todo el terreno dedicado a huerto, labrándolo a 30-40 cm de profundidad.