SALUD, DINERO O AMOR?...

Kbcita y Dinky se fueron para las escuelitas de la ciudad y autorizados por los directores de las escuelas y los colegios, iniciaron una campaña con los maestros que de manera voluntaria, alegre y entusiasmada apoyaron la iniciativa de premiar a los estudiantes que llevaran la siguiente historia a sus padres y o familiares para rifar peces tropicales y mariposas monarcas entre los niños y las niñas que resultaran ganadore(a)s. Esto era lo que decía el mensaje que los padres y familiares debían responder.

La historieta nos cuenta que a la puerta de una casa llegó un anciano y de manera prudente, respetusa y amable, llamó a la puerta diciendo: ¡Saludo para todos!, hay alguien que pueda por favor escuchar un consejo que traigo…

La señora de la casa simplemente ignoró al anciano y en voz bajita le dijo a sus hijos:  que se lleve sus consejos para otro lado que aquí no tenemos tiempo para nadie y siguió sentada mirando su telenovela favorita con sus hijos como si nada. El viejito les dejó en la puerta un fino papel azul con un mensaje que decíá: “Cuando saludes ganas”

 

Cuenta la historia que el mismo anciano llamó de igual manera a la casa de enseguida y allí, una señora le abrió su puerta de manera muy amigable al anciano, el anciano le dió las gracias y le dijo que tuviera mucho cuidado, que en esta época NO se le debe abrir la puerta a ningún extraño y mucho menos dejarlo entrar a la casa. Que ese exeso de confianza y de amabilidad era perjudicial en momentos como el que actualmente atravieza la humanidad.

La señora muy avergonzada al comprender la verdad de lo que el anciano le decía, se asustó mucho y de manera disimulada lo fue llevando otra vez hasta la puerta y lo invitó a que saliera. Para despedirlo le dijo que gracias por el consejo y que jamás volvería a dejar entrar así a nadie a su casa y sin esperar la respuesta le cerró la puerta en la cara. El anciano sonriendo de la misma manera le dejó  en el buzón un fino papel azul con un mensaje que decíá: “Cuando saludes ganas”

Y por útimo llamó de la misma forma a la puerta de una de las últimas casas del sector, aquí salió un hombre de mal aspecto y de forma desagradable y grosera le dijo que cogiera oficio y que respetara la privacidad de las familias, que eso de pasar llamando puerta a puerta es una costumbre que ha sido usada por muchos vendedores y otras personas que han dejado muy malas experiencias, agregó que el no tenía tiempo para perderlo con nadie; sin embargo le dió un pedazo de pan y un refresco para que el anciano se fuera . El anciano no le recibió nada y le dijo: Que lástima yo no venía a pedirle,  yo  solamente quería darle un consejo “Cuando saludes ganas”

Bueno hoy tu hijo o tu hija te ha traído la pregunta a la que el respetable anciano de alguna manera te la envió hasta  tu casa, puede que tu seas como esa señora que lo ignoró y siguió viendo televisión con su familia, como también puede que te parezcas a esa otra persona que se atrevió a invitarlo a pasar, más no le dió tiempo para darle el consejo; o simplemente eres como esa última persona que le dio tremendo regaño y pensó que dándole unas mijagas cumplía con su deber y tampoco le escuchó el sabio y sagrado  consejo.

No se a cual de esos tres grupos de personas perteneces, el asunto es que hoy la vida te manda preguntar a través de tu hijo(a) lo siguiente:

SI HOY TUVIERAS LA OPORTUNIDAD DE ESCOGER ENTRE EL AMOR, LA RIQUEZA Y LA SALUD.

A cual de las tres dejarías entrar de primera a tu casa?

Saludes para todos tu familiares también te envió el anciano...

 

 

 

HISTORIA 116 FAJIL©